Los 28 empresarios y ex funcionarios de Cristina Kirchner que reciben el año nuevo presos

Nacionales 31 de diciembre de 2018 Por
Son dirigentes y empresarios vinculados al kirchnerismo, que están alojados en las cárceles de Ezeiza y Marcos Paz.
CFK
La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner estaría presa si no tuviera fueros que la protegen por ser senadora nacional.  

El año que se va será recordado por la causa de los "cuadernos de las coimas", que permitió duplicar la cantidad de ex funcionarios, dirigentes y empresarios vinculados al kirchnerismo que recibirán el año nuevo en prisión, por delitos vinculados con hechos de corrupción. Es que hasta ese entonces había poco más de 20 detenidos, algunos de los cuales fueron excarcelados por carecer de condenas firmes.

El 1° de agosto, a las 5 de la madrugada, comenzaron las detenciones ordenadas por el juez federal Claudio Bonadio, que ese día detuvo a 12 ex funcionarios kirchneristas y empresarios contratistas del Estado, que pagaban coimas millonarias para que Néstor y Cristina Kirchner les dieran obras públicas. El día anterior, el juez Bonadio había detenido al chofer Oscar Centeno, autor de los cuadernos de las coimas.

Por esa causa quedaron detenidos Roberto Baratta, ex subsecretario de Coordinación y Control del Ministerio de Planificación, junto con otros ex funcionarios kirchneristas, como el ex secretario de Julio De Vido y ex funcionario de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), José María Olazagasti; Rafael Llorens y Nelson Lazarte, ex funcionarios del disuelto Ministerio de Planificación; y Oscar Thomas, exdirector de la Entidad Binacional Yacyretá.

Entre los empresarios K, quedó detenido Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería. También fue detenida, pero hace un par de meses, Carolina Pochetti, viuda de Daniel Muñoz, ex secretario privado de Nestor Kirchner.Y tres personas acusadas de trabajar para ella en el lavado de más de US$ 70 millones: Carlos Gellez, Carlos Cortez y Perla Puente Resendez.

​Otro que fue arrestado por los cuadernos de las coimas fue Juan Manuel Campillo, ex secretario de Hacienda de Santa Cruz; y el empresario marplatense Osvaldo Parolari. La mayoría de ellos están alojados en las cárceles de Ezeiza y Marcos Paz.

La dirigente kirchnerista jujeña Milagro Sala fue la primera en ser detenida, un mes después de la asunción del presidente Mauricio Macri, el 16 de enero de 2016, por "instigación a la violencia". Luego esa prisión de la líder de la Tupac Amaru fue confirmada, pero por el manejo irregular de fondos recibidos durante el kirchnerismo para la construcción de viviendas sociales. El sábado pasado fue trasladada a su casa en San Salvador de Jujuy, para que cumpla prisión domiciliaria. 

Pocos días después de que cayera presa Milagro Sala, el 2 de abril de 2016, la Justicia detuvo al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, por la compra de trenes españoles en desuso. Fue el primer ex funcionario kirchnerista detenido por corrupción, quien fue condenado por "coimero", luego de aceptar que recibió "dádivas" de empresarios ligados al sector que debía controlar como funcionario público. Por eso, le incautaron un avión, un yate y varias propiedades. También fue condenado por la tragedia de Once, por la falta de mantenimiento de los trenes y de control desde el Estado. Actualmente pasa sus días en la cárcel de Ezeiza.

A lo largo de 2016 también cayeron presos el empresario kirchnerista Lázaro Báez, su abogado Jorge Chueco y su contador Daniel Pérez Gadin, por los delitos de corrupción en la obra pública y lavado de dinero. El ex secretario de Obras Públicas de Cristina Kirchner, José López. Y el gremialista portuario Omar "Caballo" Suárez.

En 2017 fue detenido el ex ministro de Planificación, Julio De Vido, luego de que la Cámara de Diputados le quitara los fueros como legislador del Frente para la Victoria. Lo acusaron por la compra irregular de gas licuado, que llegaba en barcos a los puertos de Escobar y Bahía Blanca; así como por manejos irregulares en la mina de Yacimientos Carboníferos de Río Turbio.

Ese año también cayó preso su cuñado, Claudio "Mono" Minnicelli, por integrar la "mafia de los contenedores", que ingresaba mercadería de contrabando. Y Carlos Kirchner, primo del ex presidente, por fraude con la obra pública. 

También fueron detenidos el gremialista de la UOCRA platense Juan Pablo "Pata" Medina; el contador de los Kirchner, Víctor Manzanares; y el jefe del Ejército cristinista, César Milani, por delitos de lesa humanidad durante la dictadura militar.

Ese año 2017 también quedó detenido Fernando Esteche, líder de la agrupación K Quebracho, por su participación en el acuerdo con Irán, que pretendía encubrir a los autores del atentado a la AMIA. Por ese acuerdo también fueron detenidos el ex secretario general de la Presidencia Carlos Zannini, el ex canciller Héctor Timerman, el referente islámico Jorge Yussuf Khalil y el dirigente piquetero Luis D'Elía, que luego recobraron su libertad.

En 2017 además fue detenido Baratta, por irregularidades en la compra de gas licuado. Pero luego fue excarcelado, hasta que volvió a caer preso en la causa de los cuadernos de las coimas.

Algo similar pasó con los empresarios K Cristóbal López y su socio Fabián de Sousa, quienes cayeron presos a fines de 2017, luego fueron excarcelados y volvieron a ser detenidos en abril de este año, por administración fraudulenta en perjuicio del Estado, al quedarse con $8.000 millones del impuesto a la transferencia de los combustibles, que usaron para armar un holding empresarial y de medios paraestatales durante el kirchnerismo. 

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner estaría presa, por pedido del juez Bonadio, en la causa de los cuadernos de las coimas, si no tuviera fueros que la protegen por ser senadora nacional.  

Te puede interesar